Contacto

Residencia Nuestra Señora de la Asuncion
C/ HOSPITAL 2
37720 PUERTO DE BEJAR

Si desea consultarnos cualquier duda no dude en llamarnos a +34 923414277  o hacernos llegar su pregunta a través de nuestro formulario de contacto.

Residencia Nuestra Señora de la Asuncion en redes sociales

Cómo llegar

Residencia Nuestra Señora de la Asuncion
Residencia Nuestra Señora de la Asuncion

 

                                           Retos para el 2021.

 

¿Cómo resumir en unas líneas lo que ha pasado en el año 2020? Escribir la memoria de este año es muy especial, es un año que todos los que la formamos,tardaremos en olvidar…
Por eso quiero que sea una memoria testimonial y visual, que no se olvide lo queconseguimos, lo que pasamos y lo que nos ha costado superar este año 2020, conéxito. Y digo éxito porque eso es lo que ha sido, un éxito, que se ha conseguidogracias a todos, a pesar de las dificultades y problemas conseguimos ser un centrolibre de covid y el virus no entró en nuestra residencia.
De eso va a tratar esta memoria, de lo que hemos pasado, de lo que hemos hecho,de las decisiones que hemos ido tomando, de lo que hemos conseguido y de lo quetenemos que afrontar en este año 2021 para dar una respuesta correcta a lasnecesidades de los residentes y a las exigencias de la Administración.
Antes de seguir quiero aclarar que este éxito se ha conseguido por el gran esfuerzode todos, residentes, trabajadores, familias y colaboradores, es un éxito colectivo.
Todos hemos aportado, cada uno a su manera… los residentes sufriendo con
paciencia los obligados cambios organizativos, aguantando los confinamientos en habitaciones y el cierre de las zonas comunes, todo motivado por la falta de conocimiento y experiencia sobre como hacer frente a una situación de este tipo y aderezado con el miedo ante la posibilidad que el virus entrase ante cualquier descuido siendo ellos los más vulnerables… sin duda les ha tocado la peor parte.
Los trabajadores también hemos hecho frente a situaciones muy complicadas, generadas en gran parte por la falta de información y de indicaciones precisas sobre como actuar ante determinadas situaciones de riesgo, la incertidumbre ha sido la constante en este año, la imposibilidad de hacer cribados, la recepción de residentes que venían de los hospitales sin ningún tipo de prueba, las pruebas erróneas que daban falsos positivos y la  reocupación que surgía cuando algún trabajador o familiares cercanos daban positivo, ha sido una realidad con la que hemos tenido que lidiar este año.
Las familias han aportado lo suyo, aguantando los cierres, las restricciones y
colaborando en todo momento con la organización y las medidas preventivas que nos dictaban las Autoridades Sanitarias y la Gerencia de Servicios Sociales. Si por algo se caracteriza nuestra residencia, es por ser un centro abierto a familias, voluntarios, asociaciones y a toda aquella persona que nos visita. Cerrar el centro a las familias y suspender todas las actividades del voluntariado ha sido algo que ha hecho mella en la propia identidad de la residencia.
Es de justicia reconocer la colaboración ofrecida en todo momento por el Consultorio de Atención Primaria de Puerto de Bejar a través de D. Nicolás y Dª Carmen, a pesar de que la situación ha sido complicada para ellos, siempre han estado y están disponibles cuando se les necesita.
Igualmente el Ayuntamiento de Puerto de Bejar, en la medida de sus posibilidades ha estado siempre atento y dispuesto para ayudar en lo que buenamente podían.
Quiero hacer un poco de memoria… El funcionamiento de una residencia es
complejo, pero a mediados de marzo del 2020 todos los problemas “diarios”
pasaron a segundo plano ¿Qué estaba pasando?…   

Las noticias eran terribles, las personas empezaron a morir en las residencias de una forma alarmante, el virus, mataba a un porcentaje alto de personas mayores cuando entraba en un centro y la situación a nivel nacional estalló.
¿Que podíamos hacer? Sin duda prevenir para que esto no ocurriese, pero la falta de información y medios era alarmante… Llevamos años intentando convertirnos en hogares y ahora la Administración nos decía que teníamos que ser hospitales, tener zonas de aislamiento, cuidar a personas con una enfermedad muy contagiosa y todo en un nivel de exigencia más que de colaboración real, efectiva y eficaz para proteger la vida de los residentes que es lo que más nos ha importado.
En este punto quiero agradecer la gran labor que ha hecho Lares Castilla y León, si no llega a ser por ellos esta travesía hubiera sido mucho más difícil nos han dado información puntual y precisa de todo lo relacionado con la pandemia, gracias a ellos pudimos contratar una formación para todo el personal del centro con Médicos de Mundo.
En esta visita nos dijeron como debíamos trabajar en el caso de que hubiera contagios en el centro y nos organizaron la zona covid a la infraestructura real de nuestro centro, dándonos unas indicaciones muy valiosas para garantizar la seguridad del trabajo de las gerocultoras.
Pero además de esto ¿Cual era el gran problema? No es que no estuviéramos
preparados, es que era imposible prepararse… las mascarillas que teníamos por el mes de marzo eran de papel… y nos empezaron a hablar de EPIS…
Recuerdo la búsqueda de proveedores para que nos sirvieran mascarillas, gel
hidroalcoholico, guantes, buzos, todo, hacía falta todo y no se encontraba nada, los proveedores habituales nos anulaban los pedidos, servían a cuenta gotas, los pedidos que hacíamos los retenían en aduanas, algunos de ellos meses, aún sabiendo que venían para una residencia…
Estaba claro, teníamos que ganar tiempo hasta poder estar preparados, si es que se puede estar preparado para una situación de esta naturaleza...
Cribado de antígenos a residentes por el mes de Noviembre apoyados por personal del consultorio.
Poco a poco se fue normalizando la situación con los proveedores y además
recibimos muchas donaciones de material de prevención, nunca olvidaré la caja con una buena cantidad de mascarillas de ffp2 que nos donó un familiar en uno de los peores momentos de la pandemia y las donaciones continuaron y han sido cuantiosas. Aprovecho esta memoria para dar las gracias a todos los que nos habéis ayudado, gracias a todos.
No puedo finalizar sin mencionar la labor de todos las trabajadoras y en especial la valentía del personal de atención directa, enfermería y limpieza, ponerse un EPI y entrar en una habitación en estas condiciones de riesgo dice mucho de su profesionalidad y de su valor. Hicieron y continúan haciendo una labor de prevención excepcional e imprescindible que ha mantenido el virus a raya.
Y como centro con raíces cristianas estoy seguro de que la Providencia ha echado una mano también… El resultado de todo es que somos un centro libre de covid y ningún residente se contagió en este año 2020.
Residentes enviando mensajes a sus familiares en los peores momentos del confinamiento de Abril. Nunca olvidaré la incertidumbre y la presión con la que hemos vivido de manera diaria este año. La pandemia ha puesto en evidencia nuestra vulnerabilidad y el concepto que teníamos de seguridad, nos ha hecho pensar y cuestionarnos la forma en que trabajamos donde la flexibilidad para adaptarnos y dar respuesta ha situaciones complejas es esencial. Ha sacado a la luz valores como el esfuerzo, la generosidad y el compromiso por conseguir un objetivo común y lo más importante de todo, nos ha hecho darnos cuenta de la importancia del contacto físico, del abrazo y de las relaciones con nuestros seres queridos.
Lo peor, con diferencia, ha sido la muerte de personas cercanas como la de uno de nuestros voluntarios más comprometidos, Agustín, sin duda le echaremos de menos.
Para finalizar quiero agradecer a todos los que habéis colaborado con la realización de esta memoria enviando los testimonios… son emocionantes.
 

 

 

El director. José Sánchez Martín.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Residencia Nuestra Señora de la Asuncion